La industria papelera y cartonera contribuye a evitar el cambio climático, porque los bosques cultivados son eficientes sumideros de CO2. Una sola hectárea de árboles en crecimiento absorbe 20 toneladas de CO2 al año.